Colores al Decorar: Cómo Distribuirlos

Colores al Decorar: La famosa regla 60-30-10 al rescate

Uno de los primeros y más importantes planteamientos a la hora de decorar o remodelar nuestros espacios, es cómo distribuir adecuadamente los colores al decorar. No sólo en el sentido de que coordinen entre sí, sino qué cantidad es la adecuada de uno y otro para conseguir un resultado armónico. Entre nuestros seguidores, es una duda recurrente. Así que decidimos escribir este breve artículo al respecto, para así proveerles de una guía fácil y sobre todo práctica para que cualquiera pueda aplicarla sin ser experto, recurriendo a un secretillo de los que sí lo son: La regla 60-30-10.

No se me vayan a asustar, no se trata de ninguna ecuación complicada, es simplemente una proporción que toman como base los diseñadores de interiores al distribuir el color y que funciona perfecto para no acabar con nuestras decoraciones hechas una caja fuerte (por las múltiples combinaciones 😉 ). Los porcentajes se sugieren como sigue:

60% Color Dominante

Como el título ya nos lo indica, es la parte de color que abarcará la mayor extensión en nuestra decoración, por lo tanto, es importante que sea el que más cuidadosamente elijamos pues puede resultar abrumador o cargado de no hacerlo. Es común usar esta proporción en las paredes y/o piso, aunque básicamente puede aplicarse a cualquier zona. Por ejemplo, quizá todos tus muebles sean blancos y entonces en las paredes uses el color secundario etc. En nuestro caso puntual al pintar con tu SD Stencil Decorativo favorito, puede ser el color base de tu pared.

MOSAICOS_MARROQUIES_SD

30% Color Secundario

Este color es más usado en el mobiliario, aunque como ya lo dijimos en el punto anterior, no se limita a ellos. Puedes agregarlo en cortinas, alfombras, piso etc. Pintar en este color el patrón del SD Stencil Decorativo elegido, puede ser buena opción.

GIRLY_ROSES_SD

10% Color de Acento

Este es el color que nos va a dar un toque de contraste, el elemento final. Suele ser usado en los accesorios pues con un cuadro por aquí o un cojín por allá podremos complementar perfectamente el resto de nuestro ensamble. Básicamente es nuestro comodín, puesto que al ser un accesorio, lo podemos cambiar fácilmente conforme nos aburre la decoración o cambian las tendencias de color.

MUESTRAS_GOUTTELETTES_10

Como verán es muy fácil utilizar esta regla para distribuir armónicamente nuestros colores al decorar. Recuerden que la creatividad es clave y dependiendo del estilo de cada quién podemos experimentar quizá con más de un acento, o usar los mismos colores para el 60-30 etc.

MUESTRAS_SQUARE_10

Lo único que les recomiendo, es que si ya tienen muebles que no piensan cambiar o ajustar, entonces construyan su fórmula de color alrededor de ellos.  Es más fácil cambiarle el color a las paredes o comprar un florerito coqueto, que cambiar por ejemplo todo el comedor. Mantengan la mente abierta y olviden aquello de que todo tiene que combinar con los muebles en el mismo tono (es lo más pasado de moda que hay, salvo honrosas excepciones). Con esto quiero decir que  si tienes una sala color chocolate, no pintes tu pared en estos tonos oscuros y marrones iguales. El contraste es clave, y en las pinturerías tienen una paleta de colores tan extensa que limitarse a los mismos de siempre es una pena. Experimenta, total, con nuestros stencils puedes fácilmente pintar encima si no te gustó, y probar más colores hasta que encuentres el que te enamore 😉